Pronunciamiento de la Federación Veus por la defensa de los derechos de Paula Parra

Home / Derechos / Pronunciamiento de la Federación Veus por la defensa de los derechos de Paula Parra

Pronunciamiento de la Federación Veus por la defensa de los derechos de Paula Parra

El pasado miércoles 25 de noviembre, los Mossos d’Esquadra agredieron con una pistola eléctrica a Paula Parra, una chica de 26 años que acudía al CAP Creu de Barberà de Sabadell para visitarse con su psiquiatra.

En este comunicado no queremos entrar a detallar la situación que vivió Paula. Os dejamos el enlace de su entrevista donde ella misma explica los hechos (https://www.cuatro.com/todoesmentira/paula-parra-detenida-mossos-pistola-taser_18_3049995315.html). Nuestro objetivo con este escrito está claro: denunciar la actuación de los Mossos d’Esquadra y de los Sanitarios del CAP y exigir a los órganos de gobierno que se tomen las medidas necesarias para que situaciones como estas no sigan pasando.

Por un lado, consideramos la actuación de los Mossos d’Esquadra de violencia desproporcionada, humillante y que vulnera los derechos humanos. Nos genera miedo y tristeza que nuestros cuerpos de seguridad tengan como herramienta para mantener el orden y/o gestionar una situación complicada el sometimiento con dolor. Nos parece totalmente aberrante e inaceptable.

Estas consideraciones se ven fundamentadas por el documento de Amnistía Internacional (2006), donde se expone que las pistolas eléctricas por “su capacidad para infligir dolor por medio de descargas múltiples y prolongadas hace que sean, intrínsecamente, susceptibles de ser empleadas para cometer abusos. Este tipo de uso parece vulnerar las normas internacionales, que exigen que la policía emplee la fuerza solo cuando sea “estrictamente necesario”, y en proporción a la amenaza a la cual haga frente.” Aun así, en el documento, “La organización ha expresado preocupación porque muchos departamentos de policía emplean armas eléctricas como opción de fuerza habitual para someter a personas que se niegan a obedecer una orden o que están perturbadas y que no representan un riesgo grave.”. Más allá de Amnistía Internacional, el Estado español el 2008 firmó y ratificó la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD) del año 2006, donde se definía estas intervenciones forzosas como tortura, tratos inhumanos, crueles y degradantes.

Por otro lado, creemos que la intervención de la psiquiatra fue falta de empatía, humanidad y flexibilidad, puesto que se priorizó una actuación de control en lugar de tomar medidas de acompañamiento y ayuda. Necesitamos un sistema sanitario que en momentos de vulnerabilidad nos sostenga y nos cuide, no que nos controle y nos castigue.

Ante estos hechos, y como entidad de la salud mental destinada a la defensa de nuestros derechos y a dar voz a nuestro colectivo para que tenga influencia en las políticas públicas, pedimos

• Una revisión y actualización del protocolo sobre la regulación del uso de los dispositivos conductores de energía por parte de los miembros de la Policía de la Generalitat (Mossos d’Esquadra), para que se ajuste al Marco jurídico de la CDPD y las recomendaciones de Amnistía Internacional.

• Una tarea de concienciación y formación de los cuerpos policiales sobre los efectos de la vulneración de los derechos humanos en sus actuaciones, concretamente en salud mental. Aun así, creemos necesaria la misma tarea para los sanitarios, para conseguir una atención que priorice la dignidad de la persona por encima de los protocolos y otros acondicionamientos.

Más allá de nuestras propuestas exigimos al gobierno y a las instituciones sanitarias que tomen las medidas que crean convenientes para poder ofrecer alternativas que acompañen y ayuden a las personas en estas situaciones. También queremos añadir que nos adherimos al ruego de Amnistía Internacional que “pide a todos los gobiernos y organismos encargados de hacer cumplir la ley que dejen de utilizar armas eléctricas y dispositivos similares […] o bien limiten su uso a situaciones en las cuales estaría justificado que los funcionarios recurrieran a la fuerza letal, cuando no haya alternativas menos lesivas”.

No queremos que la violencia tome el lugar de la humanidad, el respeto y las curas y haremos todo lo que esté en nuestras manos para conseguir derechos que nos acojan y nos cuiden ante las injusticias y las desigualdades.

Observatorio de Derechos en Salud Mental.

Leave a Reply

Your email address will not be published.